5 de enero de 2009

Escenas de reyes

En estas fechas tan entrañables, el final de la navidad, voy a compartir con ustedes una intimidad, pero de las inofensivas, de esas que no avergüenzan a las visitas ni mellan tu reputación.

En mi casa hay dos cosas que tememos, una de ellas es el reparto de los regalos el día de reyes. Es algo sobre lo que no hablamos, como lo del cadaver en el armario, pero dentro de todos y cada uno de nosotros esperamos con paciencia (en mi caso, lúdica) el momento en el que se nos es desvelado quién recibe la colonia pestosa y a quién le toca la bata de guatiné. El único resquicio para la sorpresa es el color y el estampado del papel que los envuelve.

El surtido donde elegir es cerrado y no se contempla la idoneidad para el obsequiado. Te toca lo que te toca. Nadie discute las atribuciones gestoras de los padres. Los regalos van rotando año tras año así que es fácil saber cuando te toca los calzoncillos, el pijama o los calcetines de rombos. Es una noche tan importante que condiciona nuestras acciones aún antes de ocurrir. Sabiendo lo que te va a caer en suerte en reyes, tienes que cuadrar las compras otoñales para no tener exceso de pijamas en invierno o quedarte sin bragas a mediados de marzo. De nada vale las indirectas ante un escaparate de Pandora, ni los suspiros sospechosamente lanzados justo en el momento que anuncian ese perfume que tú quieres. La naturaleza, la vida y los padres van a lo suyo.

En contadas ocasiones nos hemos saltado el guión, si todo sigue según lo establecido, mañana estaré estrenando pijama. Ya les contaré.

12 comentarios:

Uno dijo...

Sólo espero y deseo que seas la primera en estrenar ese pijama y que por aquello del "todo queda en familia" no fuese el primer regalo que compró tu tatara-tatara-tatara-tatara-tatara-tatara-tatara-tatara-tatara-tatara-tatara-tatara-tatara-tatara-tatara-tatara-tatara-tatara-tatara-tatara-tatara-tatara-tatara-tatara-tatara-tatara-tatara-tatara-tatara-tatara-tatara-tatara-tatara-tatara-tatara-tatara-tatara-tatara-tatara-tatara-tatara-tatara-tatara-tatara-tatara-tatara-tatara-tatara-tatara-tatara-tatara-tatara-tatara-tatara-tatara-tatara-tatara-tatara-tatara-tatara-tatara-tatara-tatara-tatara-tatara-tatara-tatara-tatara-tatara-tatara-tatara-tatara-tatara-tatara-tatara-tatara-tatara-tatara-tatara-tatara-tatara-tatara-tatara-tatara-tatara-tatara-tatara-tatara-tatara-tatara-tatara-tatara-tatara-abuela para la bonita tradición de reyes.

Felices reyes

Merce dijo...

Foto, foto, foto, hazte una foto con el píjama, vale?

Lo mejor del día 6 de enero, que al siguiente es 7... y sí, sí, empieza el cole, ¡cole, cole, cole, cole! ¡qué mala soy!

vittt dijo...

ay la república, quién la pillara...

Breuil dijo...

Uno, en mi casa lo único que pasa de generación en generación son los genes. Con eso ya tenemos bastante. :)

Merce ¡qué afortunada eres! Aquí el cole comienza el 8... pero la guardería ¡el 7! ¡bieeeeen! :)

Vitt, al menos estos reyes son ficción, bueno, y los otros casi-casi. Abrazos imperfectos, ya sabes ;)

Más claro, agua dijo...

Yo siempre he deseado que me regalen un "pi-jaima", algo para dormir fumando grifa a los sones de la danza del vientre...

Pero no hay manera ni familiar que se estire...

Besos ;-)

Daniela Haydée dijo...

Los regalos que los Reyes repiten, hay que verlos con objetividad, pues todos ellos son únicos e irrepetibles. Su esencia (este año llamada "2009"), es distinta y precisamente "ello" es lo que les dota de cierta genuinidad.

¿Has pensado en re-regarlos?

Un abrazo desde el lugar donde nunca nieva.

Irma Vep dijo...

en serio se siguen llevando los rombos?...porque indiscutiblemente el guatiné es lo más cool del momento :)
feliz? día de reyes!

Breuil dijo...

Eduardo, qué raro que tu cunado no te apoye en esa petición. :P

Daniela, ¿quieres un pijama polar? :P

Irma, eso mismo me pregunto cuando los veo aparecer año tras año. :)

Isabel dijo...

En mi casa la tradicion del pijama es en la noche de navidad y a mi me gusta :) ¿que haces cuando te toca los calzoncillos?

Daniela Haydée dijo...

Tengo unos cuantos sin estrenar (siempre acabo poniéndome los mismos), pero si los Reyes me lo traen el año próximo, agradecida quedo ;)

bornne dijo...

A ver, Breuil, que no sé si lo he entendido bien. Los regalos son rotativos pero cada año son los mismos, ¿no? ¿Eso que quiere decir?, ¿tú siempre aportas el mismo o puedes elegir entre los establecidos? ¿O es que tú no aportas y los que lo hacen son siempre los mismos y por eso siempre es el mismo surtido? ¿El "te toca lo que te toca" significa que los calzoncillos te los quedas aunque seas más de bragas?

Buf, si es que llevo unos días de un espeso...

En fin, ¿te tocó el pijama?

Besos

Breuil dijo...

Isabel, hasta ahora no me han tocado los calzoncillos... pero si algún día me caenen suerte... ¡me los pongo! :)

Daniela, lo tendré en cuenta. :)

Bornne, me tocó pijama invernal... de manga corta. :)