12 de enero de 2009

La princesa de la boca de fresa

Al parecer nuestra princesa, Letizia Ortiz, en un arrebato burgués visitó de incognito un hospital de la Comunidad de Madrid para acallar su conciencia.... digoooo.... para compartir unas horas de su preciado y principesco tiempo con niños enfermos. Le quedaba un hueco en la agenda días antes de Navidad y pensó que mejor se daba un paseo antes que pasar la tarde jugando a la brisca con la suegra alrededor de la mesa camilla de palacio, porque la Sofi últimamente está monotemática (que si la Urbano por aquí, que si Juanito no me toca por allá...) Los periódicos tachan el gesto de muy tierno, fuera de protocolo y tan...tan espontáneo, que sólo llevaba en el bolso 100 felicitaciones con la imagen de sus retoñas para entregar.


Los padres de los niños están muy agradecidos y han publicado una carta en el País deshaciéndose en elogios hacia la mushasha , destacando su humanidad y "lo natural que es al natural". Hace incapié el escrito en su generosidad al repartir fotos dadivosamente y su pericia a la hora aplicar besos en las mejillas (al parecer no deja saliva en los cachetes). Igualmente, destacan su cercanía. Claro, ahora que se ha operado la nariz, puede; con la de antes lo tenía un poco difícil.
Al parecer la frase que más repetía fue: "¿Quieres una foto mía?", mientras extendía su lánguida y blanca mano hacia el guardaespaldas que le sostenía el bolso y el abrigo.

No la critico, aunque lo parezca. Lo que me provoca cierta irritación es la entusiasta docilidad con la que aceptamos y apaludimos los actos de este tipo de personajes, para los que la preocupación por el ciudadano no deja de ser una estrategia de publicidad, abrevando el candor de las masas con su afabilidad y cercanía mientras se pasean en un Lexus saludando con la manita y mostrando sus sonrisas más profilácticas.

Si la proyección de los méritos de estos se basa en saltarse fingidamente el protocolo, dar besos, entregar fotos y ser campechano, que me digan donde me tengo que apuntar, que esa oposición a princesa, no se la salta un galgo.

Os dejo que voy a ensayar la sonrisa y el saludo ante el espejo.

18 comentarios:

Merce dijo...

Breuil, pordiossantoybendito, no te puedes imaginar el susto que me he dado al ver la foto de la Sabater nada más abrir tu blog, me pones a la niña del exorcista y no me acongojo tanto...

Una vez recuperada de tan horrible visión sólo me queda decir... NO SOPORTO A LA LETI, nuestra maravillosa y fantástica princesita de cuento de hadas, NO LA SOPORTO... y a su nariz menos... ¡qué estres! ;-)


Te he felicitado el año? por si no, FELIZ AÑO GUAPA...

Breuil dijo...

Jjajaja, el caso es que tengo tan poco tiempo que puse lo primero que me apareció en google bajo la clave "leticia". Por otra parte, a mi las dos letis me producen tedio; pero a la de la foto afortunadamente, la vemos menos.

Un abrazo y feliz año.

Landahlauts dijo...

Ufff... ya no me acordaba yo de esta otra Leticia...

Le falta ser más campechana, para estar más integrada en la familia...


Saludos, Breuil

Uno dijo...

Te voy a denunciar por malos tratos y crímenes contra la humanidad por la foto. ¡Estaba comiendo mientras abrí tu blog y la vi! Hale, a la mierda la digestión :P

El escrito genial.

Estoy seguro que la princesa se tira un sonoro y oloroso pedo ante la muchedumbre y también queda muy natural y muy campechano. Estoy seguro de que además le ríen la gracia y la aplauden. Estoy seguro... de que ya lo ha hecho.

Besos sapo, croac.

Breuil dijo...

Fran, todos la aplaudirían menos... Jaime Peñafiel.
Lamento lo de tu digestión, pero quería una foto impactante :P
Besos de ranita sin genes de princesa.

Vicky dijo...

Que horror de foto!!!
Cuanta FALSEDAD!!!
Podrian hacerlo cada día o cada semana, y no solo por Navidad, que pasa que los hospitales solo hay enfermos en Navidad...
Y ademas por que nos tenemos que enterar, por que hacen que los medios nos lo hagan llegar, para su publicidad, para nada mas.
AUTENTICA HIPOCRESIA, su sonrisa falsa, sus ojos de mirada falsa... que no, que no...
Yo estoy enferma y viene esta tía a verme y pongo el culo para hacerme la foto con ella.

Te envio un fuerte abrazo para este nuevo año 2009!!!


PD= Yo he ensayado mi sonrisa en el espejo, nos hacemos una foto juntas???

Más claro, agua dijo...

Curioso: si alguien se dedica a repartir besos y fotografías a la puerta de un colegio, llaman a la policía...

Breuil dijo...

Vicky, lo de la foto juntas está hecho... pero en esta, no pongas el culete :P
Un abrazo cálido entre tanto frío.

Eduardo, es por la sangre. A la Leti le han trasfundido la sangre azul, por eso se la ve tan lánguida y sosa.
Abrazos de sangre roja.

todavia dijo...

Aunque la realeza mantuviera un perfil bajo y discretito y se limitara a repartir saludos detras del cristal blindado de su limuosine en alguna ocasion extraordinaria, a mi me produce una pereza monumental todo lo que se refiere a ellos. La realeza me parece mas inutil e insipida que el agujero de una dona.

Y si, tienes razon, es exasperante la caravana que los medios y un nutrido grupo de borregos con titulo de cuidadano hacen a cuanta gracia se dignen realizar sus majestades.

Te recomiendo practicar una expresion seria, como la que resulta de no haber podido evacuar tres dias seguidos, a la hora de repertir saludos, me parece la manera correcta de evidenciar la prosapia cuando se recibe la admiracion de la muchedumbre.

Saludos y gracias!

Food and Drugs dijo...

La monarquía española pasó de una época en que se les consideraba imprescindibles a esta de ahora en que poco más o menos todo quisque se pregunta, como en la canción de Perales, a qué dedican el tiempo libre.
Yo creo que el punto de inflexión estuvo en el momento de los bodorrios y arrejuntamientos con deportistas famosos y rostros televisivos, pues el glamour para los de sangre azul lo es todo, y no se pueden mezclar los apellidos de abolengo con los del populacho y la clase de tropa.
Y en fin, que antes eran una entrañable familia de cinco, todos modositos y reservados, y ahora son un regimiento!
Saludos

vittt dijo...

no tienen bastante pena ya los niños, como para que encima venga la princesa a repartirles estampas y sonrisas de celofán?

Landahlauts dijo...

Estoy deseando que actualices.

Si te soy sincero, no sólo para leerte de nuevo. También para que, al entrar, no sea el careto de la chica esta lo primero que vea.

Esta noche he tenido una pesadilla con ella... no te cuento más. Escuchaba su risa.

bornne dijo...

Jajaja... Vaya conexión de Letis: tocayas, televisivas, narices operadas, hipermegasuperguays,...

Este google... :P

Besos (yo no te aseguro lo de la saliva, Breuil, pero reales, ya te digo yo que sí)

Breuil dijo...

Todavía, esos borregos a los que aludes merecen un post aparte. Ya sabes que España ¡coño! está llena de "hidalgos". Un saludo.

Food, ya sabes que mezclar no es bueno, y menos si es la sangre azul con la roja... porque sale lila. Un abrazo.

Vitt, lo peor es que los padres de esos niños son los que estaban encantados. :) Saludos.

Breuil dijo...

Admiradísimo Landah, no se preocupe que tan pronto como me quede hueco en la agenda, actualizo aunque tenga que hablar del frío.
Aún ando riéndome de este su último comentario. :)

Bornne, si es que un beso seco no es un beso. :P Besos anti-sequía.

Daniela Haydée dijo...

Traumatiza he quedado por la fuerte impresión recibida. Si al menos nos hubieras advertido de que semejante sujeta ocuparía por varios segundos nuestros ojos (acaparadora), me hubiera preparado psicológicamente para el impacto.

Sospecho, que el efecto que produce la foto, está estrechamente relacionado con las actividades de Doña Leti cuando sale de Palacio y derivados.

La agenda se la preparan y el protocolo lo ensaña. Hace de guiñol unas horas a la semana, y el resto del tiempo es libre para decidir cuantas "doncellas" la acompañan al baño.

Si no conociéramos esas visitas, sería muy noble de su parte hacerlas.

Un abrazo.

Merce dijo...

Me uno a Landa, actualiza. Tus lectores empezamos a tener pesadillas.... :-))

Corpi dijo...

Magnífica la relación entre la fotografía y el texto. Enhorabuena.