19 de febrero de 2009

Que usted lo peque bien

De oídas o de caída todos conocemos el listado de los pecados capitales mencionados en las escrituras morales de los cristianos católicos. Recientemente, el Vaticano ha dado a conocer el resultado de una encuesta sobre estos vicios distribuidos según su incidencia en ambos sexos (con perdón).

Tal estudio será una de las pocas referencias materiales de la que disfruten los profesionales de la Iglesia para el ejercicio de su labor. Porque no me negarán que esto de evaluar y castigar vicios requiere cierta regulación en orden a establecer la penitencia adecuada, que variará en dificultad y/o sofisticación dependiendo no sólo del pecado, sino del género del pecador.

Antes de que alguno se pregunte porque ando leyendo tales memeces, diré a mi favor que nunca me he sentido miembro de ninguna colectividad, y mucho menos de la de los pecadores. Básicamente tengo una voluntad optimista (sólo la voluntad, y con moderación) y hay algo que me incapacita para pensar y ver el mundo bajo la premisa del pecado; y es exactamente lo mismo que me impide pensar en finlandés: que es un idioma que desconozco. Por si les sirve, le diré que más que de imposiciones por decreto, creo que soy mejor víctima cuando se trata de mensajes subliminales.

Confieso que lo que me ha llevado a dedicarle el poco tiempo del que dispongo a leer el resultado de la encuesta vaticana ha sido mi curiosidad por determinar cuán distante está mi alma del reino de los cielos (que queda, más o menos, al fondo a la derecha).

Les paso un resumen del resultado por si alguno no lo ha leído. Los chicos pecan en este orden: lujuria, gula, pereza, ira, soberbia, envidia y avaricia. En cambio, el ranking de las chicas queda de la siguiente manera: soberbia, envidia, ira, lujuria y pereza. Si no fuera la persona sensata y mesurada que aparento les diría que, más que una clasificación de pecados, puede ser tomada como una lista de desafíos.

Mi conclusión personal es que, o los encuestados mienten como mienten los boleros, o mi mente lleva viviendo muchos años en un cuerpo que no me pertenece.

¿Y ustedes? ¿Se identifican con el listado?

15 comentarios:

Landahlauts dijo...

Subiría unos puestos la envidia, bajaría alguno la gula y la pereza.

Pero básicamente... lo han clavado. Ten en cuenta que estos viven de eso y es un tema que tienen muy estudiado.

:)

Saludos

Food and Drugs dijo...

Yo también me tengo por buena gente, pero seguro que más de uno daría una lista completita de mí con la envidia y la soberbia como primeros y más tangibles, y en un segundo plano la lujuria y la pereza como jugadores suplentes, esperando infructuosamente a que alguno de los dos primeros se lesione para saltar al campo.
Opino, si bien, que en cualquier caso, mis pecados son decepcionantemente veniales.
Y desde luego, si hay cielo, o infierno, seguro que antes de entrar me tendrán un buen rato esperando en la puerta, como en las discotecas de moda.
Muy buen post.
Saludos

Merce dijo...

Yo es que tengo mi parte masculina muy desarrollada...

Más claro, agua dijo...

Vaticano = Vaticinios Infalibles S.A.

;-)

Uno dijo...

A mi me gustaría obstentar en primer lugar el pecado de la lujuria si tuviese oportunidad.

Supongo que mi mayor mal es de cierta pereza... lo demás muy poco.

Quizá si no fuese ateo podría ser el candidato perfecto para beato o incluso santo, pero desde hace mucho decidí limitar mi existencia al mundo terrenal y dejar de preocuparme de otros mundos para la no-vida.

¿Para cuando el listado de las virtudes por genero?

¿Por qué separan a la gente en hombre y mujeres y no en jovenes y mayores o en rojos y fachas?

Qué bien escribes, joia.

Besotes

Daniela Haydée dijo...

No es por no pecar, si todo el mundo lo hace, arrimo el hombro, y si además le estoy llevando con mi gesto, la contraria a los señores tuneados, me aplico más y lo hago con alevosía y premeditación, pero algunos pecadillos no son demasiado motivadores y así pecar cuesta más.

Si me los cambian por otros, me comprometo a ser estadística.

Un abrazo.

vittt dijo...

suerte que se molestaron en hacer una lista de pecados, no fuera que se me vaya a escapar alguno!!

Breuil dijo...

Landahlauts, discutiría eso de que lo han clavado... A mi, de momento, me ha dejado una sensación de desubicación. :O

Food, si nos hacen esperar mucho, podemos hacer nosotros otro club donde nos dejen entrar... :)

Merce, ¡qué alivio! ¡ya no soy la única! ;)

Breuil dijo...

Mas claro, ¿infa qué? ... :P

Uno, todo es ponerse y exponerse. :P

Daniela, y yo que creía que lo que costaba era ser virtuosos...
A mi me cuesta la "soberbia"... ¡me da una pereza! ¿Ves? Ignorar un pecado nos lleva a otro... Si es que no me escapo de pecar... :P
Un beso enooorme.

Vitt, es que están en todo. ;)
Un abrazo.

Cruzcampero dijo...

Bueno, no me quiero descubrir poniendo en orden mis pecados capitales... Pero si que diré que la encuesta es anecdótica aunque falta de interés (por mi parte) de todas todas... Cada persona es un mundo y me arriesgo y diré que para mi la primera es la pereza.
Un saludo!

Irma Vep dijo...

a mi lo que me preocupa es si no estaremos muy apiñados en el infierno...no se si habrá suficiente espacio para todos...

vittt dijo...

seguro que luego no te dejan entrar por llevar calcetines blancos, o calzado deportivo, o ser extranjero, o ir armado...

juane dijo...

No te conozco pero si copiamos sentimientos es que hay empatia... algo te lei y bueno interesante...
Ye seguire leyendo y te pedire que me dejes entrar en tu otro blog...
enfin la telaraña es asi....

De omento un saludo y gracias por el comentario. Juane.Cadiz.

bornne dijo...

Paso a saludarte, Breuil, que últimamente he tenido la pereza (a escribir, me refiero) en los primeros puestos del ranking...

Pero que no, que ni rankings ni leches, que no me los creo.

Muchos besos, bonita.

Intento de mensaje subliminal: ¿Te devuelvo esa arropadora manta tuya? :)

El Gran Surmano dijo...

A mí me parece que el autor del blog "peca" de oligofrenia,